November 1, 2022 | Español
Fr. Stephen Van Lal Than

Santos Brigid, Clare, Juana de Arco, Lucía, Margarita, Marta, María Magdalena y Rita están representadas en una vidriera en el mausoleo del cementerio Holy Rood en Westbury, Nueva York. La fiesta de Todos los Santos se celebra el 1 de noviembre.  (CNS foto/Gregory A. Shemitz)

¿Quiénes son sus santos favoritos?

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

En nuestra tradición católica observamos el mes de noviembre como un tiempo de conmemoración especial de todos los fieles difuntos. Cada año el 2 de noviembre se celebra la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos (Día de Muertos), pero todo el mes es un tiempo de recordar y orar por todos aquellos “que nos han precedido marcados con el signo de la fe”. Algunas parroquias notan este recuerdo especial mostrando de manera prominente los nombres de los feligreses que fallecieron el año anterior. Es una práctica antigua para someter a la misericordia de Dios a los que han muerto.

Sin embargo, no es una coincidencia que el mes comience con una Conmemoración de Todos los Santos (Día de Todos los Santos, el 1 de noviembre). Honramos y estimamos a todos los santos, todos aquellos quienes confiamos que descansan ahora con Dios en el cielo. Los nombres de estas multitudes, en su mayor parte, ahora son conocidos solo por Dios, pero su gloria es igual que la de los grandes santos reconocidos a través de los tiempos. Es un día apropiado, entonces, para recordar a aquellos hombres y mujeres que moldearon y formaron nuestra fe, vivieron vidas de valentía tranquila, y ahora estamos seguros de que descansan con Dios y con todos los ángeles.

He mencionado muchas veces que disfruto encontrarme con niños y jóvenes e invitarlos a que me hagan preguntas sobre Dios, la Iglesia y aspectos de la fe. Una de las preguntas que más me hacen es, ¿quiénes son sus santos favoritos? Esta lista en mi corazón cambia con el tiempo, pero algunos siguen siendo mis favoritos que me inspiran.

Siempre respondo que la santa predilecta de todos los creyentes debe ser María, Madre de Dios y Madre de la Iglesia. La Iglesia acentúa esto al honrar a María con fiestas especiales durante todo el año. Honramos la Anunciación del Señor, la Inmaculada Concepción, la Asunción y el Nacimiento de María, por nombrar algunos.  María también es honrada con varios títulos y días festivos: Nuestra Señora de Guadalupe, Nuestra Señora de Lourdes, Nuestra Señora de Fátima y Nuestra Señora de Loreto. Algunos honores otorgados a María son distintos a culturas o nacionalidades particulares.

Tengo un cariño especial por San Pedro, uno de los 12 apóstoles, el elegido para ser la “piedra” sobre la cual Jesús escogió edificar la Iglesia. Mi especial devoción a San Pedro no se debe a que haya sido el primer obispo de Roma, el primer Papa. No es porque la iglesia más grande del mundo esté construida sobre su tumba y lleve su nombre. Me gusta San Pedro por las historias que los Evangelios contienen sobre su relación con Jesús. Hay historia tras historia de las deficiencias de Pedro, las limitaciones de su fe.  “Nunca te negaré, Señor”, afirmó justo antes de negar tres veces a Jesús en la hora de su mayor necesidad. Presumió de que caminaría sobre el agua para encontrarse con Jesús en mares tormentosos, pero se hundió. ¿Será por el sentido del humor de Jesús que lo llamó Pedro, que significa piedra? A pesar de todos sus defectos, amaba a Jesús y Jesús lo amaba a él. Debe haber sido una verdadera sorpresa para los demás apóstoles cuando Jesús le confió las llaves del reino a alguien que había fracasado con tanta frecuencia. Las fallas de Pedro siempre me tranquilizan sobre el destino de nuestra Iglesia, que Dios está a cargo y que todos somos discípulos imperfectos.

San Francisco de Asís a menudo estará entre los 10 favoritos de la mayoría de los católicos. De hecho, el culto de San Francisco se extiende más allá de las fronteras católicas por el amor que manifestó por toda la creación, hablando del hermano sol y la hermana luna y la dignidad que otorgó a los animales. Aunque nacido en una familia rica, experimentó una profunda conversión y renunció a todas las posesiones terrenales. Sorprendentemente, muchos de sus contemporáneos se sintieron atraídos por su vida sencilla y su amor por los pobres. Incluso dentro de su corta vida, murió a los 45 años, comenzó a enviar a sus seguidores a difundir el Evangelio. Cuando el argentino Jorge Bergoglio fue elegido por el Colegio de Cardenales para ser Papa en 2013, solo tuvo unos momentos para elegir el nombre por el que sería conocido. El cardenal sentado a su lado susurró: “No te olvides de los pobres”. Bergoglio luego relató que fue en este momento que eligió el nombre de Francisco. Mi segundo nombre es Francis, fui bautizado y crecí en la parroquia San Francisco de Asís.

En 2001 tuve la oportunidad de viajar en peregrinación a Lourdes, Francia. Conocía las líneas básicas de la historia de las apariciones de María a una joven de 14 años, de familia pobre, enfermiza por desnutrición, y analfabeta por la miseria de su familia. Allí, los peregrinos recorren la historia de Santa Bernardita desde su lugar de nacimiento hasta la cárcel abandonada donde vivía su familia, la cueva donde se encontró con una mujer hermosa, hasta su descubrimiento del manantial de agua al que María la condujo. Las pruebas y el ridículo que ella y su familia experimentaron mientras buscaban honrar las directivas de la Santísima Madre la formaron como una santa. La historia de Santa Bernardita se desarrolló con las apariciones en 1858, por lo que esta historia no es historia antigua en la larga historia de la Iglesia. El pueblo de Lourdes se hizo famoso casi instantáneamente, lo que explica la conservación de lugares desde la época de Santa Bernardita. Pero esta misma fama fue difícil para la joven, y dejó el pueblo para unirse a un convento en Nevers, Francia y vivir una vida de clausura.

¿Puedo invitarlos a considerar sus santos favoritos? Si no tienen favoritos, lean sobre los santos o búsquenlos en Google. Ellos nos pueden llevar a Jesús.

Sinceramente en Cristo,

Obispo William F. Medley
Diócesis de Owensboro


Originalmente publicado en la edición de novembre de 2022 del Católico de Kentucky Occidental. 

Current Issue

Publisher |  Bishop William F. Medley
Editor |  Elizabeth Wong Barnstead
Contributors |  Riley Greif, Tina Kasey
Send change of address requests to molly.thompson@pastoral.org